Seguridad

Antecedentes

La seguridad individual es un factor determinante para el bienestar de las personas que incluye el riesgo de que sean víctimas de un asalto físico o de otro tipo de delito. El delito puede ocasionar la pérdida de vidas y propiedades, así como causar dolor físico, estrés postraumático y ansiedad. Uno de los mayores impactos del delito en el bienestar de las personas es la sensación de vulnerabilidad que les infunde.

Sentimiento de seguridad al caminar solos por la noche

Según datos recientes, cerca del 68% de las personas en los países de la OCDE afirman sentirse seguras al caminar solas por la noche. Sin embargo, hay diferencias importantes entre los distintos países. En tanto que el 85% o más de los habitantes de Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suiza dicen sentirse seguros, el nivel en México no llega al 40%, al igual que en Brasil y Sudáfrica. Letonia se acerca más al promedio de la OCDE con un 62%.

Tasa de homicidios

La tasa de homicidios (el número de asesinatos por cada 100 000 habitantes) sólo representa la forma más extrema del contacto con el crimen y, por consiguiente, no revela información sobre las condiciones de seguridad a nivel general. Sin embargo, es una medida más fiable del nivel de seguridad de un país dado que, a diferencia de otros delitos, los asesinatos siempre se denuncian a la policía. Según la información más reciente de la OCDE, la tasa media en los países de la Organización es de 4.1 homicidios por cada 100 000 habitantes. La tasa de homicidios para los hombres suele ser más alta que la de las mujeres: 7.0 por cada 100 000 habitantes en el caso de ellos y 1.3 por cada 100 000 habitantes en el caso de ellas.

 Pese a que los hombres corren mayor riesgo de ser víctimas de asaltos y delitos violentos, las mujeres afirman que tienen menos sensación de seguridad. Esto puede explicarse por un miedo mayor a los ataques sexuales, el sentimiento de que también deben proteger a sus hijos y la preocupación de que se las pueda considerar en parte responsables.

La condición social también causa un impacto en las tasas de victimización y la percepción de seguridad. Las personas con ingresos y un nivel educativo más altos suelen afirmar tener una mayor sensación de seguridad y afrontan un riesgo menor de ser víctimas de un delito. Esto se debe a que pueden costearse una mejor seguridad y están menos expuestas a actividades criminales como las de las pandillas juveniles o el tráfico de drogas.

Nota: la información del indicador “Seguridad al caminar solos de noche por la ciudad o el área que habitan” fue proporcionada por la Gallup World Poll.

Seguridad en Detalle por País