Compromiso cívico

Antecedentes

La confianza en el gobierno es esencial para la cohesión y el bienestar sociales. Hoy, más que nunca, los ciudadanos demandan una mayor transparencia por parte de sus gobiernos. La información sobre el quién, el porqué y el cómo de la toma de decisiones es esencial para exigir la rendición de cuentas de un gobierno, mantener la confianza en las instituciones públicas y garantizar reglas de juego equitativas para las empresas. Una mayor transparencia no solo es clave para defender la integridad en el sector público, sino que también contribuye a una mejor gobernanza. De hecho, la apertura y la transparencia pueden a la larga mejorar los servicios públicos al reducir al mínimo el riesgo de fraude, corrupción y mala gestión de los fondos públicos.

Participación electoral

Una participación electoral alta es un parámetro para medir la participación ciudadana en el proceso político. La participación electoral se define como el porcentaje de la población registrada que votó durante una elección. Una participación electoral alta es deseable en una democracia porque aumenta las posibilidades de que el sistema político refleje la voluntad de un gran número de individuos y que el gobierno goce de un alto grado de legitimidad.

Si bien el derecho al voto es universal en todos los países cubiertos por el BLI, no todas las personas lo ejercen. En las elecciones más recientes de las que se cuenta con datos, la participación electoral promedió 69% en los países de la OCDE. Diversas investigaciones también han mostrado que la probabilidad de que las personas con mayor nivel educativo voten es más elevada que la de aquellas con un menor nivel educativo, y que es más probable que las personas de más edad voten que los más jóvenes. En la mayoría de los países de la OCDE hay escasa diferencia entre la tasa de votación de hombres y mujeres; sin embargo, en Alemania, los hombres superan en votos a las mujeres en cerca de 6 puntos porcentuales estimados. Por su parte, las mujeres superan en votos a los hombres en alrededor de 7 puntos porcentuales estimados en el Reino Unido y de 8 puntos porcentuales estimados en la Federación de Rusia.La posición económica también influye en la probabilidad de votar. Por lo general, la participación electoral aumenta según se incrementan los ingresos personales y en promedio hay una diferencia estimada de 13 puntos porcentuales entre la población que ocupa el 20% superior de la escala de ingresos y la que ocupa el 20% inferior.Esta brecha llega a hasta 28 puntos porcentuales en Corea y 24 puntos porcentuales en el Reino Unido.

La participación electoral es el mejor indicador para medir el compromiso cívico y político por varias razones (hay información disponible de alta calidad, comparable entre países). Sin embargo, esta medida no es en absoluto la ideal, en particular debido a las diferencias institucionales de los sistemas electorales. Si bien la participación electoral es de hecho obligatoria (y aplicada con firmeza) en varios países, de todas maneras representa un parámetro útil para medir la participación ciudadana.

En general, las mujeres conforman una minoría entre los representantes electos y, si bien su porcentaje ha aumentado ligeramente en la última década, aún se encuentra muy por debajo de la paridad. De media en la OCDE, solo cerca del 29% de los escaños en el Parlamento nacional es ocupado por mujeres.

 

Participación de los interesados en la elaboración de regulaciones

La participación pública en la toma de decisiones promueve la rendición de cuentas del gobierno, un entorno empresarial favorable y la confianza pública en las instituciones gubernamentales. De hecho, las leyes y regulaciones de un país contienen mucha información acerca de la forma de organización de la sociedad, las reglas del juego y las decisiones políticas tomadas. Si los ciudadanos pueden participar en la elaboración de estas leyes y regulaciones, es más factible que cumplan con ellas.

El indicador Participación de los interesados en la elaboración de regulaciones mide el grado en el cual el Poder Ejecutivo de un país participa con los interesados en la elaboración de las leyes primarias y las regulaciones secundarias. El indicador mide elementos como métodos de consulta, apertura, transparencia y mecanismos de retroalimentación. Se calcula como el promedio simple de dos indicadores compuestos que cubren leyes primarias y regulaciones secundarias, respectivamente.

              Para más información sobre estimados y años de referencia, véanse las secciones Preguntas frecuentes y BLI database.

Compromiso cívico en Detalle por País