Satisfacción

Antecedentes

Medir los sentimientos puede ser muy subjetivo, pero es un complemento útil de datos más objetivos a la hora de comparar la calidad de vida en diferentes países. Estos datos subjetivos permiten incorporar una evaluación personal de la salud, la educación, los ingresos, la satisfacción personal y las condiciones sociales de un individuo. Las encuestas son el instrumento más utilizado para medir la satisfacción ante la vida y la felicidad.

Satisfacción ante la vida

La satisfacción ante la vida mide la manera en que las personas evalúan, más que sus sentimientos actuales, su vida en su conjunto. Al pedirles que calificaran su satisfacción general ante la vida en una escala del 0 al 10, las personas en la zona de la OCDE le asignaron una puntuación de 6.5. Sin embargo, el grado de satisfacción ante la vida no es uniforme en la OCDE. Algunos países —Hungría, Portugal y Turquía— tienen un nivel relativamente bajo de satisfacción general ante la vida, con un promedio de 5.5 o menos. En el otro extremo de la escala, las calificaciones alcanzan el 7.6 en Noruega y Suiza. Casi no hay diferencia en los niveles de satisfacción ante la vida entre hombres y mujeres en los países de la OCDE. No obstante, al tomar en cuenta el nivel educativo de las personas, se observa una clara diferencia: mientras que la población que sólo ha concluido la educación primaria en los países de la OCDE otorga una calificación de 5.7, esta cifra llega a 6.9 entre las personas con educación superior.

Satisfacción en Detalle por País